28.3 C
San Miguel de Tucumán
HomePolítica"Si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar", el...

“Si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar”, el canto en la asunción del nuevo ministro de Trabajo Walter Correa

Axel Kicillof convocó a la defensa de la vicepresidenta Cristina Kirchner e hizo un llamamiento para interpretar el “tiempo político” que se desarrolla en los tribunales y en la calle. Fue en la asunción del ministro de Trabajo bonaerense, Walter Correa, acompañado en las gradas por una audiencia militante que respondía: “Che gorilas, che gorilas, no te lo decimos más, si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar”.

“Gracias compañeros por defender el modelo y por defender a Cristina”, diría después el gobernador.

Correa reemplaza a Mara Ruiz Malec, quien se traslada a la AFIP para acompañar a Carlos Castagneto.

El acto se desarrolló en el Teatro Metro, a una cuadra de la Gobernación, con presencia en primera fila de Pablo Moyano y Hugo Yasky. Una fila atrás Roberto Baradel (Suteba). “Están todas las centrales obreras representadas aquí”, valoró Kicillof. El énfasis representativo surge porque el flamante funcionario pertenece a la Corriente Federal de Trabajadores, de definida pertenencia al Cristinismo. Sin demasiado anclaje en la CGT, por reticencia de los denominados “Gordos”, un sector tradicional de la central obrera.

Axel Kicillof le tomó juramento al nuevo ministro de Trabajo Walter Correa. – Foto M. Nievas

Correa vive en el municipio de Moreno. Allí fue concejal y precandidato a intendente 2019. También diputado nacional por Unidad Ciudadana. Se referencia, además, con Máximo Kirchner. Tiene su propia agrupación: La “13 de abril”. La fecha es por ese día de 2016 cuando Cristina Kirchner concurrió por primera vez a los tribunales de Comodoro Py, después de abandonar la presidencia.

“¡Por fin un negro!”, se alcanzó a escuchar en el auditorio repleto al momento de firmar el acta de su asunción.

“Por Juan Domingo Perón, por Eva Perón, por Néstor Kirchner, por Cristina Kirchner, por los 30 mil detenidos desaparecidos y por los mártires del movimiento obrero, sí juro”, formalizó Correa ante aplausos aprobatorios del gobernador y de la vice Verónica Magario.

Axel Kicillof le tomó juramento al nuevo ministro de Trabajo Walter Correa. – Foto M. Nievas

En el medio, hubo críticas de la oposición a la arenga de la militancia a favor de Cristina Kirchner. El diputado bonaerense Fernando Rovello de Juntos sostuvo en las redes. “Se los ve muy preocupados por la pobreza, la inseguridad y el hambre en la Provincia… Son un centro de estudiantes lleno de fanáticos ocupando cientos de cargos públicos”. Minutos antes los militantes cantaban “si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar”.

Para el cierre discursivo, Kicillof hizo referencia a la situación de vulnerabilidad que viven muchos trabajadores. Citó el caso de las empleadas domésticas o los deliverys de las aplicaciones. Pidió a los empleadores que cumplan los derechos y obligaciones: “Loco, paguen lo que tengan que pagar a sus trabajadores, dénles derechos no son esclavos ni siervos, además la tienen”. “La opulencia oculta a veces situaciones de esclavitud”, insistió.

Asignó al gobierno de María Eugenia Vidal responsabilidad por la “Gestapo antisindical” de Marcelo Villegas, su ministro de Trabajo. “Antes también se ocupaban de los trabajadores, pero de espiarlos, perseguirlos y armarles causas judiciales”, según sus dichos.

En estos tiempos, buena parte de las resoluciones políticas trascendentes pasan por los estrados judiciales. La más importante, por la consecuencia institucional, es el juicio contra Cristina Kirchner. Este miércoles, Kicillof volvió a procurar respaldos políticos. Lo hizo brevemente en el Metro. Estaban allí varios intendentes, entre ellos Mario Secco (Ensenada). El jefe comunal advierte con una gestación de un nuevo 17 de octubre de 1945, “si la tocan a Cristina”. Hasta ahora son gestualidades. Algunas marginales, como las de Luis D Elía, con su propuesta de parar el país hasta que renuncie la Corte Suprema de la Nación en pleno.

Axel Kicillof le tomó juramento al nuevo ministro de Trabajo Walter Correa. – Foto M. Nievas

En cierta forma, Cristina alimentó el imaginario con su alegato del martes. Referenció su caso como persecución al peronismo. Intendentes, sindicalistas, y un amplio espacio del Frente de Todos comulga con esa idea. ¿Cuántos de los jefes comunales y de la CGT están dispuestos al salvataje en las calles de la vice, aún con riesgo institucional.

El esbozo movilizador del Teatro Metro, donde se realizó el acto de jura de Correa, tiene la connotación de un proceso político de campaña 2023. Tanto como el que tiene en marcha Juntos por el Cambio. Las dos coaliciones más importantes tienen en claro un detalle: Cristina no quedará proscripta al momento de anotarse las candidaturas. Los tiempos procesales de la Justicia, con el veredicto final no llegarán antes del comicio 2023. Siempre en caso de declaración de culpabilidad, que todavía está por verse.

Por abajo, el día a día, la crisis económica y social transcurre precipitada más allá de las palabras. El ministerio de Economía, a cargo de Sergio Massa, ajusta gastos sin reparos internos. Su secretario de Programación, Gabriel Rubinstein acaba de debutar en la cartera con un recorte de 128.000 millones en las áreas de Salud, Educación y en el plan de viviendas Procrear.

La mirada distractiva sobre el proceso judicial de Cristina ayuda al ministro en el cumplimiento de metas. Prepara un viaje a EEUU para reafirmar el compromiso del bajar a 2,5 puntos el déficit fiscal.

El propio Correa, secretario General del Sindicato de Obreros Curtidores (SOCRA) y de la Federación del Cuero (FATICA), del otro lado del mostrador, tendrá que hacer equilibrio para resolver su primer compromiso: la actualización de los sueldos de 615.000 trabajadores estatales. En lo que va del año, el gobierno provincial aumentó los salarios en un 60%, pero los tramos pagados quedaron un 10% debajo de la inflación acumulada. Los gremios del sector piden actualizar esos porcentajes para llegar a fin de año con un 90% de actualización en sus ingresos.

Kicillof propone cifra fija. Los sindicatos paritarias. En medio, Correa para interceder. El funcionariado tiene sus obligaciones y el ministro debe aprender rápido.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS