33 C
San Miguel de Tucumán
HomeTecnología¿Qué pasaría si se cae Internet?: la "apocalíptica" visión de una periodista

¿Qué pasaría si se cae Internet?: la “apocalíptica” visión de una periodista

“Error 404″ es el mensaje que vemos en la pantalla cuando un dispositivo no es capaz de conectarse a un sitio de Internet, bien porque este desapareció del servidor o porque el enlace es incorrecto.

Es también el título del libro de la periodista española especializada en ciencia y tecnología Esther Paniagua (Madrid, 1986), un ensayo en el que plantea, entre otros asuntos, la posibilidad de que Internet colapse y el caos y el pánico se adueñen del mundo, porque nadie, ni siquiera los gobiernos o los Estados, está preparado para enfrentar el escenario apocalíptico que seguiría.

En ese contexto, la autora busca con su trabajo es llamar la atención sobre esa posibilidad antes de que sea demasiado tarde. BBC Mundo habló con Panigua en el marco del Hay Festival Arequipa, que se realizará entre el jueves y el domingo en esa ciudad peruana.

Sobre el posible colapso de Internet, dijo que “es una afirmación que viene de la ciencia, que hicieron muchos expertos, entre ellos el filósofo y teórico de la conciencia Dan Dennett, un referente en el campo de la neurociencia, alguien a quien admiro mucho y cuyos libros leí”.

A partir de una entrevista en que Dennett dijo a Toni García, un periodista, que “Internet se vendrá abajo y viviremos oleadas de pánico mundial”, Paniagua empezó a investigar, y se dio “cuenta de que aquella frase tenía fundamento”.

“Yo no diría que es seguro al 100% que Internet colapsará en algún momento y que todo dejará de funcionar, pero creo que es altamente probable”, aseguró. “Lo que obviamente no tengo es una fecha, igual que no la tiene nadie. Puede pasar mañana, dentro de cinco años, de diez o nunca, aunque creo que ‘nunca’ es la menos probable de todas las posibilidades“, advirtió.

¿Qué sucedería si cayera Internet?

“Todo, absolutamente todo depende de Internet y eso hace que sea especialmente vulnerable. Hemos convertido todo en un ordenador: desde las infraestructuras críticas a los hospitales, las administraciones públicas, las universidades, las empresas, nuestros cuerpos, nuestra ropa, nuestros electrodomésticos. La electricidad”, recordó.

“Si se cayera, todo dejaría de funcionar, y se produciría además un efecto en cadena, dominó, porque afectaría incluso a servicios que no están conectados a la red. Ya hemos visto simulacros muy reales, pero a escala muy pequeñita de lo que podría pasar”, señaló.

Por ejemplo, “un ciberataque en 2021 contra el principal proveedor de telecomunicaciones de Bélgica dejó K.O. a la mayoría de los servicios gubernamentales, incluidos servicios hospitalarios críticos, el parlamento, las universidades, etcétera. Y eso que solamente duró unas pocas horas”, dijo.

Según Paniagua, “los expertos de los servicios de inteligencia”, cuya identidad no precisó, “aseguran que sería a partir de 48 horas cuando comenzaría a cundir el pánico, cuando la gente empezaría a temer por su supervivencia”.

“Entre todo lo que dejaría de funcionar estarían los mercados y los supermercados. Sin Internet no podrían facturar, no podrían cobrar más que en efectivo, pero nosotros no podríamos sacar efectivo del banco. Así que, aunque los productos estén ahí, no los podríamos comprar. ¿Y qué pasaría si no podemos acceder a alimentos o a medicinas porque no tenemos efectivo? Ni siquiera los expertos en seguridad nacional son conscientes de hasta dónde llegaría ese efecto en cascada”, advirtió.

Recordó que en 1998, “un grupo de hackers éticos o hackers buenos, fue llamado a comparecer ante el Senado de los Estados Unidos, dada la preocupación que había ya por aquel entonces de que se cayera Internet y con él todo el comercio electrónico asociado, que entonces aún era incipiente”.

El GPS de Internet

“Esos hackers declararon que en 30 minutos eran capaces de derribar toda la red a través de vulnerabilidades en un protocolo base de Internet que, por decirlo de manera sencilla, hace que la información fluya de la forma más eficiente posible”, dijo Paniagua.

“Es como el GPS de Internet, que cuando querés llegar de un punto a otro de la red -por ejemplo, escribiendo el nombre de una web o haciendo clic en algo- decide cuál es la forma más rápida de hacerlo”, agregó.

Una actualización de ese protocolo fue lo que, según la versión de Meta, hizo que el 4 de octubre de 2021 se cayeran todos los sistemas de “la familia Facebook, desde WhatsApp a Instagram, y solo con eso ya cundió el pánico. Esa es una de las posibles vías de caída de Internet, pero no la única”, advirtió.

“Un ataque contra Google o Amazon, por ejemplo, supondría cargarse la mitad de la red, con las consecuencias que eso tendría para las personas y las empresas que guardan su información en las nubes”, especuló.

“O puede ocurrir que un fenómeno de la naturaleza, como una tormenta magnética, haga caer todo. Es algo extremadamente improbable, pero si ocurriera sería nefasto, la caída más catastrófica y más distópica,, ya que afectaría no sólo a la red sino a dispositivos como los satélites y otras muchas tecnologías”, dijo.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS