28.3 C
San Miguel de Tucumán
HomePolíticaEl arco opositor se reagrupa con dos acuerdos electorales para darle batalla...

El arco opositor se reagrupa con dos acuerdos electorales para darle batalla al kirchnerismo

Gerardo Morales y Elisa Carrió oficializaron un entendimiento para articular un espacio dentro de Juntos por el Cambio. A su vez, Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey lanzaron un espacio “anti-grieta”

El arranque del año aceleró las definiciones y la exhibición de los reacomodamientos en el arco opositor. Con el impacto reciente de la foto de Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales en Mar del Plata, el titular del radicalismo y Elisa Carrió presentaron un “acuerdo preelectoral” para elaborar propuestas en conjunto con reuniones en las próximas semanas. Otra señal de la formación de un polo dentro de Juntos por el Cambio, recortado del ala dura del PRO y de sectores del radicalismo.

Unas horas antes, Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey anunciaron que serán precandidatos a presidente y que competirán en las PASO en un “espacio político superador, por fuera de la grieta”. El gobernador de Córdoba y el ex de Salta descartaron una eventual confluencia con el kirchnerismo y no mencionaron a Juntos por el Cambio. “Ni con los K ni con el Frente de Todos”, marcaron.

Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey lanzaron un espacio “anti grieta” y se presentarán a la elección presidencial.

El movimiento disparó las elucubraciones sobre posibles acuerdos entre Juntos por el Cambio y el peronismo “racional”, más que electoralmente para una eventual gestión. Y ya arrancaron las especulaciones sobre a qué coalición le provocará mayor efecto en términos de votos.

“En principio lo vemos bien. Por cómo está el Frente de Todos, lo van a sufrir más ellos. Muchos desencantados con el Gobierno que a nosotros no nos elegirían nunca pueden ir ahí”, estimaron referentes del Pro y el radicalismo. Otros desestimaron la propuesta: “Que quieran revivir el peronismo es historia conocida, no tienen nada para ofrecer”.

La visita de Morales a la casa de Carrió en Exaltación de la Cruz, con foto en la galería, se venía gestando desde el año pasado y se encadenó con la postal veraniega del gobernador de Jujuy con Rodríguez Larreta, a la que se sumaron Martín Lousteau y Diego Santilli en la recreación de una imagen beatle. La fundadora de la Coalición Cívica había hablado con el jefe de Gobierno porteño sobre el acuerdo con el titular de la UCR.

Alineada con Rodríguez Larreta, Carrió tomó distancia de Mauricio Macri en sus últimas apariciones. “He trabajado cuatro años con él, pero perdí esa amistad profunda, porque cada uno elige a los amigos. La relación política se mantiene, pero no lo voy a apoyar”, fue una de las más directas.

En lo que llamaron “un acuerdo preelectoral con un nuevo paradigma de crecimiento”, Morales y Carrió acordaron reuniones entre los equipos técnicos de la UCR y la Coalición Cívica para elaborar propuestas sobre economía, producción, educación y otros ejes. En el renglón político, anotaron la necesidad de ir a un “gobierno de coalición” en caso de volver al poder, explorar fórmulas cruzadas entre los partidos, avanzar con la boleta única y fijar límites al financiamiento de las campañas.

“No podemos repetir la experiencia de 2015, el país no está para eso”, insistieron cerca de Morales con la exigencia que también le había planteado a Rodríguez Larreta, con el propósito de perfilar una coalición de gobierno, a diferencia de lo que sucedió en la gestión de Cambiemos, con la preponderancia excluyente de Macri y su núcleo duro de dirigentes, y la alianza limitada al ámbito parlamentario.

En aquel gobierno, radicales como Oscar Aguad y Julio Martínez habían ocupado ministerios más por la afinidad o la decisión del ex presidente que por un acuerdo con la UCR. El gobernador de Jujuy se propuso revertir de antemano ese posible escenario y buscó alinear al partido en la etapa previa a las negociaciones, aunque en una convocatoria esta semana a una cumbre en Mar del Plata faltaron referentes como Facundo Manes, Alfredo Cornejo, Rodolfo Suárez y Gustavo Valdés.

Fue un primer efecto de la confirmación del acercamiento entre Rodríguez Larreta y Morales, dos días antes. Los ausentes desconfían del presidente de la UCR y rechazan que quede como único interlocutor ante los socios de Juntos por el Cambio. “Gerardo nunca nos informó sobre un acuerdo con Larreta y tampoco dijo nada sobre Carrió. Ni siquiera que había una negociación”, apuntaron cerca de Manes.

“Los que se manejan de manera individual debilitan al partido y negocian solos”, replicaron en el sector de Morales, al que señalan como el “constructor” del polo con Rodríguez Larreta, Carrió y Lousteau. El mandatario de Jujuy anunció que lanzará su candidatura el mes próximo, aunque en el radicalismo reconocen la dificultad por la ausencia de una carta fuerte en la provincia de Buenos Aires.

Esa debilidad generó uno de los cruces en la UCR: Morales pretendía que Manes se postulara a gobernador en el principal distrito del país, luego de la buena elección de 2021, pero el neurólogo resistió la presión y sostuvo sus aspiraciones enfocadas en la Casa Rosada. “El radicalismo está determinado a tener un candidato a presidente”, ratificó un allegado a Manes este martes, e involucró al partido como respuesta a los movimientos del gobernador de Jujuy.

“Este acuerdo sirve para robustecer lo programático y una estrategia seria y consistente dentro de Juntos por el Cambio”, celebró Maximiliano Ferraro, titular de la Coalición Cívica, el entendimiento entre Carrió y Morales.

Como la foto de Rodríguez Larreta con el presidente de la UCR, la imagen de Exaltación de la Cruz generó resquemores en el ala dura del PRO. “Hace poco Carrió lo acusaba de massista”, recordaron en el campamento de Patricia Bullrich, sobre las críticas de la ex diputada a Morales hace unos meses.

Dirigentes alineados con Macri también habían reaccionado ante la parodia beatle en Mar del Plata. “Esa foto tiene un montón de problemas. El voto duro la rechaza. Y ahora se le va a hacer difícil sostener que no va a entregar la Ciudad”, aludieron a la presencia de Lousteau.

A su vez Manes había enviado señales a Schiaretti, al punto de generar tensión por las versiones de que analizaba armar un espacio con el mandatario de Córdoba. “Para ir a un proyecto de país de unidad nacional, Facundo siempre habló de ampliar la coalición y tiene una excelente relación con Schiaretti, pero él está dentro de Juntos por el Cambio”, aclaró un dirigente del sector del neurólogo, luego del anuncio de los dos peronistas en un almuerzo en la casa de Córdoba en Buenos Aires.

Aunque Schiaretti y Urtubey sólo descartaron una confluencia con el Frente de Todos, el ex mandatario de Salta también desestimó un acuerdo con Juntos por el Cambio. “Está agotada la lógica del kirchnerismo y el macrismo. Hoy hay un espacio mucho más grande y queremos generar las condiciones para que puedan estar, con reglas de juego claras y un proyecto en común, los que como nosotros están convencidos de salir de esta grieta absurda”, dijo Urtubey a Clarín, en un anticipo de la convocatoria a peronistas, socialistas y radicales como Manes.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS