14.2 C
San Miguel de Tucumán
HomeSociedadEl problema que se mete en 3 de cada 10 hogares argentinos...

El problema que se mete en 3 de cada 10 hogares argentinos y puede traer efectos irreversibles

La contaminación por ruido adentro de casa puede ocasionar daños auditivos o derivar en otras enfermedades.

Los ruidos afectan a las personas más de lo que se cree. La exposición es una problemática en las grandes ciudades como Buenos Aires. Los niveles de contaminación acústica se encuentran por encima de los límites permisibles que establece la ley 1.540, que indica como límite los 65 decibeles para el día en zonas residenciales y de 70 decibeles para zonas comerciales.

Estos números ponen en alerta el poco confort acústico de los habitantes y la vital importancia de que haya un control de ruidos urbanos que impactan en las casas. Como por ejemplo, el de los escapes libres de autos y motos, prohibidos por ley pero moneda corriente en la calle.

El ruido no deseado en los hogares puede provocar alteraciones en las actividades, en el descanso, la relajación y el sueño. A largo plazo, hay evidencia que la presencia de ruido puede derivar en aumento de los niveles hormonales de estrés, aumentando el riesgo de efectos cardiovasculares, enfermedades cardíacas e hipertensión.

Agustina Leiro, fonoaudióloga, comenta que los ruidos que están por arriba de los 90 decibeles pueden ocasionar daños auditivos que “puede manifestarse en forma inmediata o a lo largo del tiempo”.

La especialista, que integra el equipo de GAES Amplifon, una empresa que brinda soluciones a personas con problemas de audición, agrega: “Puede ser incluso temporal o permanente. La pérdida de audición de puede manifestarse inmediatamente o tiempo después”.

También dice que la Ciudad de Buenos Aires “es una de las más ruidosas del mundo”. Entre las causas del ruido, Leiro menciona “el tránsito, las alarmas, los martillos mecánicos, las obras en construcción. Esos rompen los parámetros”. 

Según el “Barómetro de Hogares Verdes y Saludables”, el estudio que consultó a 25 mil argentinos durante 2021 por Argentina Green Building Council (AGBC) con el propósito de conocer la calidad de los hogares en el país y el cumplimiento de los requisitos necesarios para contribuir positivamente en la salud de las personas, el 31% de los encuestados manifestó verse afectado por ruidos provenientes de sus vecinos o la calle, aún con ventanas cerradas.

El ruido afecta el descanso. Foto Shutterstock

“El diseño acústico y el control de ruido son elementos clave en el diseño de ambientes de una vivienda”, comenta Guillermo Simón Padrós, CEO de Argentina Green Building Council (AGBC – ONG líder a nivel regional en el desarrollo y gestión de estrategias que buscan acelerar la sustentabilidad y fomentar la transformación en el sector de la construcción del país).

“Está demostrado que el ruido eleva la presión arterial y las hormonas de estrés, sobre todo en niños, y puede contribuir a la sensación de desamparo”. La relación de la vivienda con su entorno exterior es un elemento clave en la influencia del ruido y existen materiales y productos que pueden atenuarlo exitosamente.

El año pasado, la Municipalidad de Vicente López, en el norte del Conurbano, empezó a hacer controles de tránsito en los que se multa a los motociclistas que circulan con el escape modificado. Pero el flagelo está esparcido por todo el AMBA.

Cómo aislar los ruidos de afuera en casa

Los especialistas recomiendan una serie de soluciones para evitar una reverberación excesiva en los ambientes de permanencia. En la práctica, los muebles blandos proporcionan un grado significativo de control acústico, al igual que los cortinados y otros acabados absorbentes de sonidos dispuestos tanto en el techo como en paredes.

También usando aislantes y acondicionamientos acústicos para proteger y absorber el sonido como paneles, placas y filtros de lana vidrio. Los vidrios laminados de mayor espesor reducen notoriamente la transmisión del sonido a través de superficies vidriadas, aumentando la aislación con respecto a vidrios simples.

Para obtener un aislamiento acústico completo se debe verificar las infiltraciones de aire de la carpintería y la existencia de otras fuentes de paso de aire del exterior, como ser taparrollos de cortinas e instalaciones de aire acondicionado.

La pérdida auditiva no solamente se da ante ruidos fuertes: también al estar expuestos cotidianamente a ruidos leves. Foto Shutterstock.

“La salud y bienestar es un derecho fundamental para todas las personas. Es momento de considerar si las viviendas argentinas actuales y las futuras disponen de las condiciones necesarias para colaborar con la salud, bienestar y confort de las personas que las habitan. La calidad de una vivienda no se mide en metros cuadrados”, reflexiona Padrós. “Comprender cómo el hogar afecta el estado de ánimo y productividad parte de considerar múltiples variables que contribuyen a tener espacios que ayuden a promover el bienestar físico, emocional y social de las personas”, concluye.

El ruido de la pirotécnica

La pirotecnia está asociada a los festejos. Hace poco lo vivimos con las Fiestas, la época del año en la que más se usan fuegos artificiales y bombas de estruendo. Para muchos son sinónimo de diversión y celebración, pero para otros, de sufrimiento y malestar. 

A pesar de que es sabido que su uso puede causar diversos problemas, forman parte de una antigua tradición para celebrar fechas especiales, como también triunfos deportivos, como el último Mundial o cuando un equipo argentino sale campeón o gana un clásico.

Los sonidos contundentes e intensos de las bombas de estruendo pueden dañar los oídos de los niños, especialmente de los recién nacidos. Los perjuicios están latentes sin importar que las explosiones ocurran en el cielo o en el suelo y pueden ser irreversibles. Sin ir más lejos, Leiro advierte que el ruido de la pirotecnia puede “llegar a los 140 o 160 decibeles, que es muchísimo”.

MG

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS