13.4 C
San Miguel de Tucumán
HomeEconomíaFernando Moiguer: "Se terminó la ilusión de ser un país de clase...

Fernando Moiguer: “Se terminó la ilusión de ser un país de clase media”

El consultor opina que la gente piensa que está mal y que no tiene futuro. Y que empezó la era del consumo malhumorado.

El consultor especializado Fernando Moiguer asegura que la recesión, la pérdida de poder adquisitivo y la pandemia modificó el escenario para las marcas. Eso no implica, subraya, que a las empresas le vaya del todo mal: “El consumo voló, pero en lo estadístico y en pesos. Todas las empresas de consumo masivo ganaron el año pasado y les fue muy bien. Pero el empresario siempre mira al dólar contado con liqui y con ese número a nadie le va bien“. Del otro lado del mostrador, observa que hay un consumidor malhumorado. “La gente siente que así no tiene salida, que está mal y no tiene futuro. Es presente puro“, define.

Según Moiguer, no se trata de una cuestión ideológica con respecto al resultado de las próximas elecciones. “Con una inflación de entre 40 y 50%, se puede convivir en términos argentinos. Por arriba de eso, no hay precio, sin importar la clase social. El costo del boleto de colectivo parece un robo. En ese contexto, cada vez hay más resignación”, describe el especialista.

-¿Cuál es la reacción de la gente para afrontar este contexto tan dificultoso?

-En crisis anteriores, había un ciclo posterior de recuperación. La actual es diferente. En esta estamos más empobrecidos, somos más pobres, pero fundamentalmente cambió el imaginario de “clase media” de las personas. Si mañana crecemos a tasas chinas, el rico será rico aunque le vaya mal. La clase media dará pelea por no bajar y la clase baja, por subsistir. Ahora no tenemos esa ilusión de clase media, nos vemos diferentes más allá del segmento.

-¿Cómo funcionaba esa ilusión de clase media predominante?

-La llamamos ilusión de homogeneidad, todos teníamos ese imaginario de pertenencia de clase en la Argentina. Cerca del 75% de la población se percibía de clase media, cuando en realidad era el 45%. Muchos de los segmentos altos y bajos se percibían de clase media. Ahora eso se terminó: nos autopercibimos diferentes y en distintos lugares de la escala social.

-¿Cómo reacciona el consumidor en las góndolas frente a esto? ¿Se pasa a segundas o terceras marcas?

-El argentino es muy marquista y hace todo lo posible por conservar sus marcas de preferencia. Pero hay categorías que defiende más, privilegia algunas áres de placer y disfrute, como golosinas, alfajores (sobre todo alfajores) y helados. En otros casos puede ser la empanada, la pizza o las cerveza, todo eso se transforma en refugios de indulgencia y disfrute. El resto, lo resigna. Cada persona arma su propio set, según sus intereses.

La persistente recesión y la pandemia, para Moiguer, consolidó entre los argentinos la idea del “país que pudo ser” y que está “cada vez más lejos de serlo”. La agudización de la crisis a partir de mediados del año pasado, acrecentó la mirada negativa promedio. “La macroeconomía está afectando a todos los niveles socioeconómicos y el argentino rápida y vivazmente despliega su kit de supervivencia, que fue enriqueciendo y mejorando a lo largo de las distintas crisis, donde la herramienta más relevante es la propia inteligencia y viveza para palear la complejidad del momento”, dice.

-¿Cómo resuelve esto el argentino promedio?

-Para la gran mayoría de la población, consumir está resultando un gran esfuerzo. Obligados a cambiar el set de consumo y destinando el presupuesto solo para lo básico, recortan en los consumos más hedónicos como salidas y compra de indumentaria. El placer que intentan sostener -aunque esporádico – es en algún alimento gratificante para la familia. Sin embargo, hay otra porción minoritaria de la población, la clase alta, que si restringe es preventivamente. Recortan o switchean marcas en los consumos que sienten que no les aportan valor, generalmente los más básicos, pero mantienen y hasta casi exacerban el consumo hedónico: comer afuera, electrodomésticos, entretenimiento, ropa.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS