13.6 C
San Miguel de Tucumán
HomeEconomíaEl kirchnerismo lo hizo: la última vez que creció el PBI y...

El kirchnerismo lo hizo: la última vez que creció el PBI y subió la pobreza fue en la época de Menem

Hay que ir hasta 1996-1999 para encontrar un fenómeno similar al de 2022.

30/03/2023 21:47

Actualizado al 30/03/2023 22:02

En 2022 la torta de la economía aumentó y, sin embargo, el reparto fue peor. La cantidad de pobres es mayor y eso sólo quiere decir que los beneficios del crecimiento de 5,2% del PBI no llegó a los bolsillos. La última vez que se registró un patrón similar en la Argentina –economía y pobreza creciendo-, ocurrió con el gobierno de Carlos Menem. Luego, desde 1999 hasta 2021, en todos los años en los que hubo expansión de la actividad económica, la pobreza cayó. Con el gobierno kirchnerista ahora se rompe esa línea.

Ayer el Indec publicó que la tasa que mide la cantidad de gente que vive en condiciones de pobreza pasó de 37,3% a 39,2% entre 2021 y 2022. El ingreso por habitante (PBI per capita) subió 3% según estadísticas del Fondo Monetario Internacional.

“El PBI mide la economía formal, que creció y más o menos sigue de atrás a la inflación. Los pobres viven de los ingresos de la informalidad que no se refleja en el PBI”, explica Jorge Colina, economista de Idesa. En 2022 los salarios de los informales subieron 65,4%. La línea de pobreza 112%.

El año en el que se registró un comportamiento similar fue 1996: el ingreso por habitante aumentó 4,3% y la pobreza subió a 43,6% (de 42%) según una serie larga elaborada por el Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales de la Universidad de La Plata (al Indec la pobreza le daba 27,9% pero también en aumento).

En 1996 la economía salía de lo que se llamó Efecto Tequila, una crisis bancaria en México producto de la devaluación de su moneda, que terminó impactando en economías emergentes y apalancadas como la Argentina en ese momento.

El país se recuperó rápido de aquel vaivén. Pero las secuelas quedaron. Entre 1996 y 1999 vino una época de crecimiento a tasas chinas, pero sus beneficios no derramaron a los más pobres. La desocupación aumentó 6 puntos porcentuales en dos años. Unos 500.000 puestos de trabajo desaparecieron en 24 meses. La proporción de la población con trabajo cayó 2 puntos. La precarización entre los ocupados aumentó más de 7 puntos. Todo mientras la economía crecía, se expandía y la inflación era casi cero (por momentos hasta hubo deflación). Hasta 1999, año en el que el ingreso por habitante se contrajo 4,4% (y lo haría por cuatro años consecutivos).

Menem logró que la economía mantuviera el impulso hasta el final de su mandato. No sólo gracias a que le prestaban plata sino a que el impacto de la devaluación del real, pegó justo antes de irse. De lo contrario habría terminado como el kirchnerismo: recesión, pobreza y denuncias de corrupción.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS