29.3 C
San Miguel de Tucumán
HomePolíticaEl papa Francisco habló de los que llevan "cuatro divorcios políticos": "La...

El papa Francisco habló de los que llevan “cuatro divorcios políticos”: “La pertenencia no es un vestido que te cambiás”

El papa Francisco se refirió a la grieta que se vive en Argentina, en año de elecciones presidenciales, y se refirió, sin brindar nombres, a quienes llevan “cuatro divorcios políticos” a lo largo de sus trayectorias. Y sin filtros, abrazó los postulados kirchneristas que definen la existencia de un “lawfare”, una teoría sobre presunta persecución a líderes políticos investigados por corrupción, que le debe el título a Cristina Kirchner.

“Tuvimos políticos de raza. A veces nos vamos perdiendo lo que es esa política, que es un servicio. No es una fracción electoralista que a veces da vergüenza. Te encontrás políticos con cuatro divorcios políticos, que estuvieron en tantos partidos y van cambiando según les conviene. Y se presentan como salvadores de la patria”, lanzó el sumo pontífice en una entrevista grabada con C5N antes de su internación del miércoles por una infección respiratoria.

Y completó su reflexión: “Hay identidades que o las tenés, o no las tenés. La pertenencia religiosa y política no es un vestido que te cambiás. La llevás adentro, es la pasión política”.

“El internismo nuestro es dañoso. A tal punto que a veces es más fuerte que las pertenencias claves. El internismo destruye la afiliación política. Vos sos radical, socialista, peronista, lo que sea, pero tenés una afiliación política. Pero acá hay una interna y entonces esa va resquebrajando”, analizó un Bergoglio crítico con el sistema.

Luego, también sin hacer menciones, dejó una polémica comparación que parece haber ido contra Javier Milei y que fue llamativamente similar a una que hizo Alberto Fernández.

“Dentro de eso se hacen distintos sectores y fuerzas políticas que no tienen poder de convocatoria. Le pasó a Alemania. Yo recomiendo el libro Síndrome 1933, que narra un poquito el internismo tremendo que había en Alemania después del final del gobierno de Weimar y no encontraban quién llevara adelante las cosas. Presentaron un político nuevo que hablaba lindo, que sedujo a la gente. Se llamaba Adolfo y todo el mundo dijo: ‘probemos con este que nadie lo conoce’ y todos votaron a Adolfito, y así terminamos. Yo le tengo miedo a los salvadores sin historia”, apuntó.

Si bien aclaró que lo decía “por todo el mundo”, agregó: “Cuando te viene un salvador sin historia, sospechá”.

Francisco fue consultado por si lo preocupa “el avance de la ultraderecha”.

“Siempre. La ultraderecha se recompone. Es curioso. Porque es centrípeta, no centrífuga. No crea hacia afuera posibilidades de reforma”, sostuvo el sumo pontífice. Y al fin, planteó un “antídoto” -palabra de su entrevistador- particularmente peronista: “La justicia social, no hay otro. Si querés discutir con un político, con un pensador de ultraderecha, hablá de justicia social. Hablá en horizontal”, remató.

El papa abrazó la teoría del “lawfare” y reveló un contacto con Zaffaroni

“Ayer estuve reunido con un gran jurista argentino, que es miembro de la Comisión Interamericana. Un gran tipo, gran juez, gran jurista que fue miembro de la Corte también”, reveló el papa Francisco a su entrevistador Gustavo Sylvestre que, con avidez por la agenda kirchnerista le repreguntó si hablaba de Raúl Eugenio Zaffaroni, descripto hasta la obviedad en la mención papal.

No hago nombres. Inventalo vos. Pero somos amigos“, se excusó el papa en la entrevista que fue grabada hace tiempo.

Ell Papa Francisco con Raúl Zaffaroni en 2019. Ahora, sin nombrarlo, dijo que son “amigos” y que lo recibió nuevamente. Foto Victor Sokolowicz

En sintonía con la agenda K, el Papa habló largo rato y meticulosamente del “lawfare”, la tesis que pregona Cristina Kirchner en Latinoamérica y que degrada causas de corrupción a meras presecusiones ideológicas. La insistencia interesada de su interlocutor lo llevó a ciertas definiciones asombrosas.

“El lawfare -dijo textualmente el papa Francisco- empieza… abren camino los medios de comunicación. ‘Hay que impedir que este llegue a tal puesto’ y entonces le dan, ‘le empezamos a dar’. Lo descalifican y le meten la sospecha de un delito. Entonces se hace todo el sumario grandísimo donde no se encuentra, pero para condenarlo basta el volumen del sumario ¿Dónde está el delito? Así fue condenado Lula.

¿Qué pasó con Dilma Roussef? No pudieron. Una mujer de manos limpias, excelente mujer. Con Lula lo metieron en cana. Y no pudieron”, insistió Bergoglio, abrazando la tesis persecutoria kirchnerista.

Abundó: “Con el humo del delito, a veces eso te lleva al fuego del delito. Otras veces se pierde porque es un humo que no tiene fundamento. Estos que quieren condenar por este camino, usan el olor del fuego como realidad. Y empieza con los medios de comunicación a dejarte la persona offside y después ya es fácil proceder. Y cuando te encontrás un juez que crea una jurisdicción totalmente opuesta con el Derecho, es un chantapufi, como decimos nosotros.,,, y bueno”.

En otro pasaje, definió a medios de comunicación como “guerrilla”.

“Hay que alzar la voz, decir que hay una irregularidad y otra y otra. Los políticos tienen esa misión, de desenmascarar una justicia que no es justa“, avanzó Jorge Bergoglio.

El interlocutor K del papa le hizo un planteo más: -“En Argentina se ve mucho un poder político, mediático y judicial que trabajó en conjunto para llevar el lawfare adelante”.

-Sí, no conozco los detalles pero los resultados se ven, ciertamente, ¿no?, concluyó su Santidad.

Francisco, sobre la política argentina: “Nos encantan las internas”

“Nos encantan las internas a nosotros. Armar una interna sobre cualquier cosa. Un cuentito: terminan seis o siete ejecutivos de firmar un acuerdo, las secretarias pasan el acuerdo de las respectivas empresas y mientras esperan que venga el champagne para brindar, debajo de la mesa, este con este hacen otra”, dijo Jorge Bergoglio, que usó su propia metáfora para abordar la pasión argentina por las intrigas y las divisiones, incluso en clave política.

La máxima autoridad de la Iglesia Católica no es adepta a la palabra “grieta”. Prefiere, en su alocución, hablar de “internismo”.

“El internismo nuestro es dañoso. A tal punto que a veces es más fuerte que las pertenencias claves. El internismo destruye la afiliación política. Vos sos radical, socialista, peronista, lo que sea, pero tenés una afiliación política. Pero acá hay una interna y entonces esa va resquebrajando”, analizó casi como un especialista en la materia.

Sabido es que Bergoglio, antes de su papado tenía debilidad por influir en la política desde el Arzobispado de Buenos Aires. Y es conocida su cercanía a la doctrina peronista desde su juventud.

La fragmentación es el triunfo del egoísmo por sobre el comunitarismo”, definió el papa. “Si decimos que somos una sociedad, un país, una nación, una patria… Tenemos conciencia de la Nación Argentina. Sí. Tenemos del país, los límites. Verdad. ¿Pero tenemos conciencia de patria? Que es distinto”, plantó.

Luego citó una poesía: “Es triste ser huérfano de patria”. Y desarrolló sus inquietudes: “Pregunto. ¿Estamos seguros los argentinos que en el fondo no somos huérfanos de patria? ¿Nos hemos reencontrado con la madre patria que es superior a los conflictos, partidos, divisiones… superior a todo? No acuso a nadie. Me lo pregunto. ¿Luchamos por la patria o no creemos en la patria? Son preguntas que vienen. Cada uno se la responde”.

El Papa Francisco, ayudado hacia su auto en la plaza del Vaticano el pasado miércoles 29. Foto Alessandra Tarantino/AP

“Hay un reduccionismo del patriotismo a ideologías, y eso es malo. Patriotismo es la expresión del pueblo”, volvió a definir, en un pasaje de análisis político.

DB/DS

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS