29.3 C
San Miguel de Tucumán
HomeDeportesMax Verstappen, un líder en crisis con la Fórmula 1: por qué...

Max Verstappen, un líder en crisis con la Fórmula 1: por qué el bicampeón se plantea dejar la máxima categoría

Max Verstappen tiene 25 años y contrato con Red Bull hasta 2028. Además, es el bicampeón reinante de la Fórmula 1 y el gran candidato a ganar también este año, pese a que solo se corrieron tres grandes premios.

El neerlandés, sin embargo, no se imagina como un piloto longevo en la categoría. Menos aún si avanzan los cambios de Liberty Media, que hace dos años incorporó las Sprint Races. “No soy un fanático de eso, para nada”, remarcó de cara a la primera de las seis carreras cortas que se disputarán esta temporada.

En declaraciones realizadas tras el GP de Australia en Melbourne y publicadas en las últimas horas por el medio alemán Autosport, Verstappen confesó: “No estoy disfrutando eso”. Y fue más allá: “Incluso si cambias el formato, no creo que esté en el ADN de la Fórmula 1 hacer esta clase de Sprint Races.

Verstappen celebra la victoria en la Sprint Race de Austria el año pasado. Foto REUTERS/Christian Bruna

La F1 se trata de sacar el máximo provecho en la clasificación y luego tener un grandioso domingo, en buenas carreras de distancia larga. Ese es el ADN del deporte y no entiendo o no entiendo por qué deberíamos cambiar eso, porque creo que la acción ha sido buena”, se explayó.

Para Verstappen “conseguir aún más acción es logrando que los autos estén más cerca, que más equipos luchen por la victoria”. “Y creo que, naturalmente, el espectáculo será genial. Si tenemos seis o siete equipos ya peleando por la victoria, eso será una locura. Entonces no necesitarás cambiar nada, analizó.

Aunque entiende que la incorporación de la Sprint Race fue una estrategia de Liberty Media para que haya acción durante los tres días del fin de semana de carrera (la clasificación se hace el viernes y la carrera corta del sábado arma el orden de largada del domingo), el bicampeón consideró: “Creo que cuando hacemos ese tipo de cosas, el fin de semana se torna todavía más intenso y ya estamos corriendo demasiadas carreras”.

“Creo que no es la forma correcta de ir por eso. Entiendo, obviamente, que ellos quieren que cada día sea emocionante, pero creo que tal vez es mejor reducir el fin de semana, solo correr los sábados y los domingos y hacer que esos dos días sean emocionantes”, explicó el máximo animador de la F1.

Y, aunque es el máximo ganador de Sprint Races con tres victorias (Silverstone en 2021 e Imola y Austria en 2022), subrayó: “Porque nos dirigimos a temporadas en las que tienes en un momento 24, 25 carreras -porque hacia ahí es adonde vamos- y si luego comenzamos a agregar aún más cosas, no vale la pena para mí de todos modos.

En declaraciones a Sport TV de Portugal, en tanto, Verstappen fue tajante: “Naturalmente, espero que no haya demasiados cambios; de lo contrario, no lo haré, no estaré aquí por mucho tiempo.

Mad Max, quien corre en la categoría más importante del mundo desde los 17 años, es el líder de la temporada con 69 puntos y una ventaja de 15 sobre su compañero de equipo, el mexicano Sergio Checo Pérez, tras ganar dos de las tres carreras disputadas (Bahréin y Australia).

La cuarta fecha se disputará en el callejero de Baku, en Azerbaiyán, donde la acción comenzará el 28 de abril, seguirá el sábado 29 con la primera Sprint Race de 2023 y se definirá el domingo 30.

Un ascenso meteórico en la F1

El joven Max Verstappen de 2015, su primera temporada en la F1. Foto EFE/EPA/DIEGO AZUBEL

Max Verstappen no entró a la Fórmula 1 por ser el hijo de Jos Verstappen. En su meteórico ascenso, tras el título mundial de karting de 2013 y solo una temporada en la F3 Europea en 2014, fueron clave el entusiasmo mostrado por Dieter Mateschitz, máximo accionista de la marca de bebidas energizantes Red Bull, y los elogios de Helmut Marko, el director del Programa de Desarrollo de Pilotos Jóvenes en el que estaba desde 2013, que lo consideró “un piloto de los que aparecen uno cada diez años”.

Así fue como a sus 16, en agosto de 2014, Verstappen fue confirmado para reemplazar a Eric Vergne en Toro Rosso la temporada siguiente y un día antes de cumplir los 17 recibió de regalo la superlicencia para correr en Fórmula 1. Unos días después, se subió por primera vez a un monoplaza para los entrenamientos iniciales del Gran Premio de Japón. “Mi papá ya me anticipó que Suzuka es un circuito muy difícil y por eso no voy con la idea de romper récords sino con la intención de experimentar nuevas sensaciones”, contaba entonces.

El 15 de marzo de 2015, con 17 años, 5 meses y 15 días, el neerlandés quebró la marca que desde 2009 atesoraba el español Jaime Alguersuari con 19 años, 4 meses y 3 días y se transformó en el debutante más joven de la F1. En el siguiente Gran premio, en Malasia, consiguió ser el más chico en puntuar, al quedar séptimo con 17 años, 5 meses y 27 días.

Lejos del rendimiento de un rookie promedio, Verstappen cerró su primera temporada con 49 puntos y estuvo dos veces al borde del podio (4° en Hungría y Estados Unidos). Al año siguiente, después de cuatro carreras, Red Bull lo promovió al primer equipo -relegando a Toro Rosso al ruso Daniil Kvyat- y él respondió con su primer triunfo y un nuevo récord histórico.

El 15 de mayo de 2016, en un GP de España marcado por el choque entre Hamilton y Nico Rosberg que dejó a los dos Mercedes fuera de competencia, el neerlandés inscribió su nombre como el piloto más joven en ganar una carrera de F1, con 18 años, 7 meses y 15 días, sólo 24 carreras después del debut.

“¿Se dan cuenta de que corrí contra su padre?”, bromeaba Kimi Raikkonen, quien lo escoltó con su Ferrari entonces. El podio lo completó Sebastian Vettel, quien había ganado el Gran Premio de Italia de 2008 con 21 años, 2 meses y 11 días, y en ese entonces había superado al español Fernando Alonso, que en el Gran Premio de Hungría de 2003 venció con 22 años y 26 días.

“Se siente increíble. No puedo creerlo, fue una súper carrera. Debo dar las gracias al equipo por darme un coche tan bueno y a mi padre, quien me ayudó desde muy chico para conseguir esto”, dijo aquel joven Verstappen, que rompía entonces con la hegemonía que Mercedes había impuesto con Rosberg, ganador de las primeras cuatro carreras de la temporada y las tres últimas de la anterior. La duda ahora era si podría también con Hamilton.

Sin dudas, era la temporada en la que más cerca estaba de conseguirlo. En la de 2017 muchos especulaban con que también sería el campeón más joven de la historia pero, sin Rosberg, la pelea a Hamilton se la dio Vettel con la Ferrari, al igual que en 2018, cuando el inglés logró sacar una ventaja mucho antes para igualar a Fangio en la conquista de su quinto título.

Campeón mundial por primera vez, en la apasionante disputa con Hamilton de 2021. Foto AP Photo/Kamran Jebreili

El primer campeonato le llegó a los 24 años, dos meses y 12 días, en aquel recordado GP de Abu Dhabi 2021. Verstappen solo tuvo ventaja el sábado, cuando hizo la pole. Pero en la carrera Hamilton largó mejor y lideró sin problemas la carrera hasta que un choque insólito de Nicholas Latifi permitió el ingreso del auto de seguridad y esa última vuelta en la que el neerlandés definió el título a su favor –el primero para un piloto de los Países Bajos– y evitó que el inglés se llevara el inédito octavo título.

El año pasado la historia fue una más fructífera y apabullante. En Japón, la tierra donde ocho años y seis días atrás había hecho su debut, al probar en la práctica 1 el Toro Rosso que el francés Jean-Eric Vergne le iba a dejar al final de la temporada, el joven de 25 años, pese a algún momento de confusión, aseguró su segundo título a cuatro fechas del final, como les ocurrió a los alemanes Michael Schumacher (en 2001 y 2004) y Sebastian Vettel (2011), aunque podría haberlo logrado mucho antes.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS