21.3 C
San Miguel de Tucumán
HomeDeportesTras su polémico arbitraje, Fernando Espinoza abrió una grieta entre Atlético Tucumán...

Tras su polémico arbitraje, Fernando Espinoza abrió una grieta entre Atlético Tucumán y la AFA

El Decano emitió un comunicado después de la caída con San Lorenzo criticando al árbitro y Pablo Toviggino, uno de los hombres de confianza de Tapia salió al cruce.

Un gesto de soberbia, invitar a los hinchas a comer pasto, como ocurrió en la cancha de Newell’s, previo a un partido con Gimnasia. Un insulto de Marcos Rojo en su propia cara que no se pena con expulsión y un empujón del propio árbitro a un futbolista que deriva en una amarilla, como sucedió con Axel Rodríguez en Patronato-Independiente, o en tarjeta roja, como pasó el sábado por la noche con Guillermo Acosta en Atlético Tucumán-San Lorenzo. Fernando Espinoza vive en estado de tensión permanente. Tiene actitudes provocadoras, en algunos casos. Y pocas pulgas, de acuerdo al color y el tamaño de la camiseta, claro.

Hay jueces que se equivocan, a fin de cuentas son humanos. Pero Espinoza muestra la peor cara del referato en la Liga Profesional. Es protagonista cuando todos los manuales indican que el mejor árbitro es el que pasa inadvertido. Su lamentable prestación en Tucumán terminó en un escándalo y abrió una grieta en la AFA. Mario Leíto, presidente del Decano, no sólo pidió que no lo dirija nunca más; además, puso en duda sus aptitudes psicológicas. Lo hizo a través de declaraciones públicas y un comunicado que emitió el club. Al mismo tiempo, Pablo Toviggino, secretario ejecutivo y mano derecha de Claudio Tapia, cruzó a los tucumanos vía Twitter y sin nombrarlo.

Espinoza no quiso que la Policía lo custodiara cuando se iba al vestuario en el entretiempo. Incluso, se enojó con un agente que lo quería cubrir con su escudo. Después del partido, en el que expulsó a Lucas Pusineri cuando se había disputado un minuto, a Maestro Puch (correctamente, pero con ayuda del VAR), a Acosta (inexplicablemente, porque fue el propio referí el que se lo llevó puesto) y a Hernández (erróneamente), el padre del cuarto árbitro, Ramón Guaymas, sufrió la rotura del parabrisas de su auto. El salteño había dejado su vehículo a diez cuadras del José Fierro. El presidente del Decano dijo que se haría cargo de los arreglos.

Y a propósito de Espinoza, Leito disparó en un hilo de Twitter: Luego del último partido contra Boca pedí en la AFA que no nos vuelva a dirigir Espinoza, por eso nos sorprendió esta semana cuando lo designaron para arbitrar contra San Lorenzo. Tras el desastroso arbitraje de anoche, no solo voy a volver a pedir que no dirija más a Atlético Tucumán sino que se analice seriamente si Espinoza está en condiciones psicológicas de dirigir. El accionar de Espinoza es sistemático en todas las canchas del fútbol argentino. Que AFA lo sostenga va en contra de lo que se promueve en relación a erradicar la violencia de las canchas”.

El comunicado del club tucumano tuvo el mismo tenor. La bronca con Espinoza venía de arrastre del partido que en agosto del año pasado el Decano perdió con Boca en la Bombonera. Esa noche, Carlos Zambrano le pegó un codazo en el rostro a Maestro Puch en el tiempo adicional. No sólo era penal; también, expulsión del peruano. El árbitro no lo cobró y el VAR no lo corrigió. Habló de “brazo apoyado”. No es lo que sucedió. Y cuando terminó el partido, se retiró entre sonrisas con los jugadores xeneizes.

Por la vía de las redes sociales emitió un tuit Toviggino. No nombró a Leito, pero no hacía falta. “¡Cuantos Comunicados y Declaraciones! ¡Los Comunicados son de índole Militar! Solo faltó que lo numeren y quedaba bien de ‘época’. Seguro piensan que logran algo de esa manera, ¿no? Que poco saben y entienden. ¡OJO, EL QUE MÁS PIDE O RECLAMA, SE MUERE PRIMERO! ¡Memoria Muchachos!”, consignó el dirigente. ¿Qué quiso decir? ¿Tendrá que esperar consecuencias del reclamo Atlético Tucumán?

Acosta, en tanto, llamó “cagón” a Espinoza. “Siempre nos hizo lo que quiso. No hay palabras para este tipo, es un soberbio, no se le puede decir nada, se cree el jefe. ¿Qué se piensa? Él tiene que hablar con los jugadores, acá nadie es guapo por tener una tarjeta roja en el bolsillo. Ahora vamos a ver si es guapo ahí afuera, cagón de mierda… porque es un cagón y encima nos caga en todas las canchas”, disparó Bebe, capitán del conjunto albiceleste.

El jefe de Espinoza, en tanto, no dio la cara. Federico Beligoy designó al mendocino fue designado para Racing-Newell’s, el miércoles en Avellaneda. Fue antes del partido en Tucumán. ¿Dirigirá el próximo fin de semana o será ocultado en Ezeiza, donde funciona el VAR, como ya ocurrió?

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS