29.3 C
San Miguel de Tucumán
HomeDeportesQuiénes son los presidentes de los 'grandes' que no pueden pisar el...

Quiénes son los presidentes de los ‘grandes’ que no pueden pisar el estadio de su club

Desde Cogorno y Cantero hasta Angelici y Tinelli, en los últimos años hacerse cargo de la gestión de una institución importante del fútbol argentino se convirtió en una tarea de alto riesgo.

En los últimos 20 años, ser presidente de alguno de los denominados cinco grandes del fútbol argentino se convirtió en una tarea titánica que garantiza muchos malos momentos y, con suerte, un puñado de instantes de alegría. Los hechos avalan la sentencia. Es posible que exista una nueva conciencia en los hinchas y que la irrupción de las redes sociales con su matiz de odio hayan magnificado algunas sensaciones. Son muy pocos los presidentes que pueden volver a la cancha: la condena social los aparta, los expulsa. Así, meterse en política es sinónimo de tener la certeza de que, una vez concluido el mandato de la forma que fuera, casi con seguridad no se podrá ir más a la cancha. Le sucede a Marcelo Tinelli, a Daniel Angelici, a José María Aguilar y a Julio Comparada, entre tantos.

“Yo no cobraba en Independiente; incluso he perdido plata. Por Independiente dejé de trabajar de forma particular y me dedicaba 24 horas al club; no fui a cumpleaños, no me tomé vacaciones. Y además empecé a recibir amenazas. Yo iba a la cancha nuestra con custodia y de visitante no llevaba. Eso también impacta en uno y en la familia”, explicó Fabián Doman en ESPN. Y agregó: “Por ahora no voy a ir a la cancha porque creo que no suma en nada”.

A Doman le alcanzaron seis meses para comprender que le costará muchísimo regresar a Avellaneda para ver a su amado Independiente. Es el riesgo que sabía que podía correr. Porque los últimos presidentes del Rojo corrieron la misma suerte: ni Julio Comparada (2005-2011) ni Javier Cantero (2011-2014) ni Hugo Moyano (2014-2022) pueden poner un pie en el Libertadores de América Ricardo Bochini. “Estuve 14 años sin ir a la cancha”, confesó el año pasado Andrés Ducatenzeiler, mandamás de la institución entre 2002 y 2005. 

Una situación similar a la de Independiente ha atravesado San Lorenzo en los últimos años, desde la gestión de Fernando Miele (1986-2001) a esta parte. Alberto Guil, el fallecido Rafael Savino, Carlos Abdo, Matías Lammens y Marcelo Tinelli fueron quienes ostentaron el poder en el club de Boedo. De todos esos, solo Abdo volvió sin problemas al Gasómetro y aún hoy se lo puede ver en el estadio.

Matías Lammens y Marcelo Hugo Tinelli en 2019. Foto Diego Díaz

Los insultos para Lammens y Tinelli, en tanto, son moneda corriente. Y mientras el actual ministro de turismo y deporte se ha camuflado para ir a ver algún partido, el empresario televisivo no aparece por el Gasómetro desde que pidió licencia en mayo de 2021. “El fútbol es muy ingrato. Yo siento que le di la vida a San Lorenzo. Desde el año 1995 que ayudo. Ayudé para que salga campeón, hice la caminata a Luján, la publicidad que hice en mis programas de San Lorenzo prácticamente no tiene precio, los llevé al piso a los campeones del 2007, nos salvamos del descenso en 2012, campeonato 2013, Copa Libertadores 2014”, enumeró Tinelli días atras. Y sumó: “Yo invertí de mi bolsillo en el club, y no estoy pasando factura, pero puse muchísima plata y obviamente también perdí un montón. Que haya gente que no tenga memoria, porque yo no pude seguir porque no era compatible mi otro trabajo, y tuve que elegir entre una cosa y la otra. Yo jamás tocaría un peso del club que amo ni entré al fútbol para llevarme un peso”

Los casos de River y de Boca son particulares porque han tenido pocos presidentes en las últimas dos décadas. En el elenco de Núñez, José María Aguilar (2001-2009) y Daniel Alberto Passarella (2009-2013) quedaron marcados por el descenso de 2011 y ambos son palabra prohibida en el Monumental.

El regreso de Passarella al Monumental. FOTO JUAN MANUEL FOGLIA

El Kaiser regresó a la cancha el pasado 12 de febrero para ser parte de un homenaje de River a los campeones del mundo en Qatar. Los hinchas lo recibieron con tibios silbidos y mucha indiferencia.

Daniel Angelici no volvió a la Bombonera desde que su agrupación perdió las elecciones a manos de Jorge Amor Ameal y Juan Román Riquelme, en diciembre de 2019. Y en la cancha lo insultaron cuando la fiscal Celsa Ramírez decidió clausurar una tribuna del estadio. “Por lo que leí, la clausura es preventiva por las pericias que hicieron; es decir que es más técnico que judicial”, aclaró el Tano. Y aseguró: “Ya estoy fuera de la política del club y hace tiempo decidí no hablar”.

Daniel Angelici en su palco en la Bombonera: no va desde 2019.lopez claro – FTP CLARIN IMG_4262.JPG Z Invitado

Y existen, en contrapartida, dos historias que terminaron con finales felices, tanto en River como en Boca. En Núñez, Rodolfo D’Onofrio (2013-2021) es recibido entre ovaciones cada vez que asiste al Monumental gracias a sus 15 títulos en el club. Algo parecido ocurre con Mauricio Macri (1995-2008), quien se coronó en 16 oportunidades.

Racing, el distinto

La historia reciente de Racing es más amistosa tal vez porque tuvo que pasar por años de oprobio. El club de Avellaneda estuvo gerenciado por la empresa Blanquiceleste entre 2000 y 2008, año en el que asumió Rodolfo Molina tras elecciones democráticas.

El sucesor en 2011 fue Gastón Cogorno, quien llevaba en el trinomio al propio Molina y a Víctor Blanco. Una pelea entre el presidente y el vice catapultó a Blanco, que desde entonces preside.

“El caso de Racing fue distinto porque fue un problema político. Nosotros teníamos una mala relación con Rodolfo y decidimos dar un paso al costado. Solo una vez tuve un problema: en un partido contra Argentinos en cancha de Huracán por Copa Argentina”, le explicó Cogorno a Clarín. “Yo tengo mi palco que renuevo cada 5 años y al que voy con toda mi familia. Si no voy a la cancha, no sé qué hacer”.

“Jamás tuve ningún problema y nunca deje de ir al Cilindro. Yo abono mi platea desde siempre y voy con mi hijo. Me tocó agarrar el club tras el gerenciamiento. Estábamos en el fondo del mar y, cuando terminó el mandato, pudimos dejar la institución ordenada”, le aseguró Molina a este diario. “Lo nuestro con Gastón fue un tema político y ahora tengo con él una relación cordial. Creo que lo pasa en Independiente es distinto”.   

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS